• rss
  • facebook
  • twitter
  • linkedin

Venezuela Chapter Governor's Newsletter
March 2002

Julio 2002, Vol. 1. Nº 4

Israel Montes de Oca MD, FACP-ASIM
Gobernador Capitulo de Venezuela

Editorial: Los valores esenciales del ACP-ASIM

Dr. Israel Montes de Oca, Gobernador, Capítulo de Venezuela

Cualquier organización Médica cuyo fundamento esta dirigido a mejorar las condiciones de salud de la población, debe tener variadas orientaciones para lograr objetivos que tiendan a solucionar los problemas médicos de los pacientes y es por ello que el Capítulo Venezolano del ACP-ASIM, siguiendo los preceptos del Colegio, tiene y tendrá como responsabilidad, informar a sus miembros de cuales son los valores esenciales en los cuales nuestra agrupación científica debe actuar y desarrollarse.

Este Boletín, se constituirá en una tribuna abierta para ser receptora de todas las opiniones de nuestros Miembros capitulares, quienes podrán enviar sus criterios en artículos cortos sobre diferentes tópicos de la doctrina de la Medicina Interna y de su ejecutor el Médico Internista y entre dichos puntos están sin duda todas aquellas consideraciones teóricas y prácticas que tienen que ver con nuestra actitud hacia el paciente, como hemos mencionado en otras oportunidades.

La visión y entendimiento que tiene el Médico Internista del paciente en forma integral, evidencia una de las principales virtudes de la especialidad de Medicina Interna y pudiéramos decir categorizar el valor esencial que espera la persona enferma del médico, que con su actitud holística puede facilitar la recuperación de la salud porque el médico Internista ha sido vigilante y autocrítico de su actuación como ente de confianza del paciente.

Él autentico liderazgo del Médico Internista, no esta señalado solamente por ser un médico bien formado e informado con los recursos de la Medicina contemporánea, sino que dispone de su gran capacidad de servicio, amplificado por el entendimiento del sufrimiento de la persona enferma en todo su espectro humanístico.

Proveer de educación, orientación y consejos al paciente solidifica y conjuga los conocimientos científicos que pueda poseer el Médico Internista y ello es reconocido por los propios pacientes y aún por los colegas de otras especialidades.

Ciencia como formación; inspiración e intuición como voluntad, autocrítica como autoformación y receptividad como comportamiento médico conjuga un valor esencial del Médico Internista y lo ubican en su mejor forma como líder al servicio del paciente. Debemos recordar como decía un pensamiento de autor anónimo. "Si sirves para vivir, vive para servir."

Artículo de Doctrina: "El Médico Internista como agente de prevención"

Dr.Rolando Salvetti, Miembro ACP-ASIM

El Médico Internista es el médico integrador por excelencia, tanto de toda la complejidad del organismo humano, como de la relación que cada persona tiene con su ambiente natural, familiar, social y cultural y que influye de manera determinante en su salud. Esta característica, así como su papel fundamental en todos los niveles de atención sanitaria, hace que dentro de sus acciones esté la prevención de enfermedades en pacientes sanos y así evitar el desarrollo de complicaciones en pacientes que ya tengan una enfermedad establecida, abarcando todos los niveles de prevención ( primaria, secundaria y terciaria). Así, vamos mucho más allá de la imagen que algunos tienen del Médico Internista, la de aquel que sólo se ocupa de pacientes extremadamente complejos, haciendo diagnósticos de enfermedades raras y que habitualmente no puede curarlas (los cirujanos dicen que ellos son los únicos que verdaderamente curan.)

La acción preventiva del Internista va desde el paciente individual hasta la comunidad, pasando por el grupo familiar. Actualmente, muchas enfermedades infecciosas del adulto pueden prevenirse mediante vacunas, y las enfermedades infecciosas del adulto pueden prevenirse mediante vacunas, y las enfermedades crónicas también pueden ser prevenidas y modificadas por la acción médica. El Médico Internista debe proyectar su acción a la comunidad, labor impulsada y estimulada por la Sociedad Venezolana de Medicina Interna y el ACP-ASIM y facilitada por el avance de las telecomunicaciones en un mundo globalizado y cada vez más pequeño para la humanidad.

Estamos, entonces, en presencia de un nuevo paradigma en donde el Internista debe ser un médico que salga del aislamiento que representa el consultorio y la sala de hospitalización para ejercer su acción dentro de los ambulatorios, hospitales y clínicas mediante la educación comunitaria para la salud, aprovechando de esta manera su natural vocación docente. Lamentablemente, las autoridades responsables de las políticas de salud en nuestro país no le dan suficiente cabida al Internista (si es que le dan alguna) dentro del desarrollo y ejecución de las acciones sanitarias de prevención, desaprovechando un recurso sumamente valioso. Nuestra labor debe ser, por lo tanto, dirigida por las Sociedades Científicas a las cuales pertenecemos, sumado esto a las acciones individuales que algunos podamos ejecutar. Hay colegas que tienen acceso a diferentes medios de comunicación, escribiendo en periódicos y revistas o conduciendo y participando en programas de radio y televisión. Otros contribuyen con dominios de Internet donde hay páginas web dedicadas, entre otras cosas, a la educación para la salud de una manera seria y responsable.

Sin embargo, hay un aspecto que no debemos olvidar y es el hecho de ser coherentes con lo que pensamos, decimos y hacemos. Mal podemos aconsejar a un paciente que deje de fumar si nosotros mismos lo hacemos. Igual ocurre cuando le recomendamos que haga ejercicio y somos nosotros los primeros en la clasificación mundial del sedentarismo. Para poder tener ascendencia sobre otros, debemos ser el ejemplo que los demás se vean estimulados a seguir. Los Internistas somos líderes por naturaleza, por lo que nuestra actitud debe ser preactiva y dirigida a mejorar la calidad de vida de nuestra población, contribuyendo de esta manera al desarrollo socioeconómico de nuestra nación, independientemente de los factores de perturbación que puedan existir.

Noticias del Colegio

1. Con gran éxito se realizó la Sesión Anual del Colegio (ACP-ASIM) entre el 11 al 14 de Abril en la sede en Filadelfia, donde se puso de manifiesto los nuevos campos de la Educación Continua. Los Cursos Pre-Sesiones; así como también se cumplió un extenso programa de todos los Aspectos Administrativos que habrían sido cancelados con motivo al 11 de Septiembre del 2001. Hubo oportunidad para el colegio de mostrar su completa organización como Institución en el Stand incorporado en el Salón de Exhibición Comercial.

2. La próxima Sesión Anual del Colegio se efectuará en la ciudad de San Diego (California) entre los días 3 al 5 de Abril de 2003 Invitamos a todos los Miembros del Capítulo Venezolano asistir a este evento y aprovechar la visita a esta bella ciudad.

3. Entre los puntos planteados en la Sesión Anual en Filadelfia estuvo el de la posibilidad de cambio de nombre del Colegio por otras denominaciones que demuestren con más claridad la esencia del Colegio, como es la de ser la organización que agrupa a los Médicos Internistas. Aún por aprobarse el posible nuevo nombre sería American College of Physicians y agregar Internal Medicine Doctors for Adults, como subnombre. En próxima oportunidad informaremos sobre la decisión definitiva.

4. El Colegio ha establecido un nuevo College Award (Premio del Colegio) denominado The Alvan R. Feinstein Memoral Award, para ser dado a Médicos que hayan contribuido al desarrollo del cuidado científico de los pacientes aplicando lo que el Dr. Feinstein definió como Epidemiología Clínica y Clinimetria, incorporando el directo estudio de las condiciones clínicas de los pacientes. El 1er. Premio será dado el año 2003 en la Sesión Anual y su nominación será hasta el 1º de Julio. Para más información contactar a Jean Elliott por correo: jelliott@acponline.org

5. Un nuevo Boletín del Colegio "ACP-ASIM Advantage" será publicado el 1er. Miércoles de cada mes y versarán sobre los más recientes beneficios de sus Miembros y de Actividades que ayudarán al Internista en su carrera.

6. 4 Nuevas publicaciones del ACP-ASIM, de Problemas Clínicos Comunes, como son: "Telephone Medicine a Guide for the Practicing Physican" "Expert Guide to Infections Disease", "Asthma", "Practical Gynecology a Guide for the Primary Care Physician". que pueden ser adquiridas, a través de: http://www.acponline.org/catalog.

7. Recordamos y recomendamos a nuestros Miembros, conocer el nuevo recurso educacional denominado PIER (Physician information and Educacional Resource) que permite un acceso al conocimiento en el quehacer a diario de las decisiones médicas. Este programa es disponible en forma libre para los Miembros hasta Junio del 2003.

8. Acceso a relevantes documentos de política pública del ACP-ASIM, puede ser disponible para sus Miembros a través del nuevo Public Policy Virtual Library o (http://www.acponline.org/ppvl/) obtenida en la página Web del Colegio: www.acponline.org.

9. Durante la Sesión Anual en Filadelfia, se discutieron y aprobaron muchas resoluciones ente las cuales para los Miembros del Capítulo Venezolano serían de interés las siguientes: Se consideró anti--ético, la compensación de servicios médicos prestados hecha por las Compañías de Seguro a través de bonos con ventaja para el médico. No se aprobó la reducción de la cuota de Asociados Latinoamericanos. Estimular a los Miembros a informar al tener correo electrónico (e-mail) para de esa manera mejorar la comunicación con ellos.

10. Importantes aspectos fueron analizados en la Sesión Anual en Filadelfia, sobre los Médicos y la Industria Farmacéutica. La Conferencia del Dr. Jay A. Jacobson estuvo orientada a informar sobre esta interrelación y por otra parte se recomienda la lectura de los Artículos sobre el Tema aparecidos en Ann Int.Med 2002, 136:396-402 y 403-406.

11. El Colegio anuncia y ofrece a los interesados una nueva publicación mensual que provee un sumario del papel de las políticas públicas del Colegio. Los interesados pueden ser puestos en la lista de los correos electrónicos. Para recibir estas "Breves publicaciones" (Issues Brief), comunicarse con Toy Burnnett por el correo tburnnett@acponline.org.

Artículo Ética (III): "El error Médico

Dr. Álvaro Requena, Miembro ACP-ASIM

Denuncia de ciertas prácticas asumidas por los médicos, que pueden ser consideradas contrarias a la moral médica El "error medico" es más un tema de conversación que un concepto deontológico o legal.

El Código de Deontología Médica nombra específicamente él " error excusable " y, obviamente, acepta los posibles "errores cometidos", diferenciándolos de la negligencia y de la incompetencia profesional. Señala además que "Las faltas a la moral médica cometidas por ignorancia, negligencia, impericia o mala fe debidamente comprobadas, serán objeto de sanciones por parte de los Tribunales Disciplinarios de los Colegios de Médicos y por la Federación Médica Venezolana... "

La Ley de Ejercicio de la Medicina es mucho más precisa en la denominación de las posibilidades de sanción como "consecuencia de la acción, omisión, impericia, imprudencia o negligencia en el ejercicio profesional. " Pero dice que sólo "La negligencia, la impericia, la imprudencia, serán investigadas por los Tribunales disciplinarios de los Colegios de Médicos".

Ambos códigos reconocen la negligencia, la imprudencia y la impericia, describen la "acción" y la "omisión" en la comisión o generación de hechos que ameriten sanción moral y/o legal (también penal) y además aceptan la "ignorancia" y la "mala fe" como condicionantes de la responsabilidad del médico. Pero sólo el Código de Deontología Médica acepta él "error", como "error excusable" y lo diferencia de la negligencia y de la incompetencia profesional.

¿Puede hablarse de "error honesto? Antes de entrar en el tema, es importante establecer una precisión semántica. Siguiendo al Dr. Augusto León C. utilizaremos el término "malpraxis", que "designa cualquier forma de ejercicio inadecuado de una profesión. "

Otro termino clave ya mencionado, es "Negligencia", que "indica descuido, omisión, falta de aplicación... ", que "implica algo más que conducta descuidada o imprudente... " y exige al médico él "deber no solo de poseer la destreza requerida sino también de ejercerla en forma adecuada. "

Resulta obvio que toda negligencia es malpraxis y que no necesariamente la mala práctica profesional tiene que ser negligente. El Dr. A. León C., menciona en el mismo capítulo de la malpraxis y la negligencia, al error diagnóstico o terapéutico y los engloba en el concepto de "error honesto" (diagnóstico o terapéutico). Derivando este concepto de: "El médico no puede considerarse infalible, ni garantizar la recuperación del paciente, más aún cuando la situación es crítica o la sintomatología muy confusa. En estas circunstancias el error no puede ser sinónimo de negligencia. "

Hasta aquí lo que sabemos que puede ser él "error médico". Veamos ahora, algunas muestras actuales de "errores". La Joint Comisión on Accreditation of Healthcare Organizations en los EE.UU., lanzó el pasado Diciembre de 2001, su segundo alerta en tres años, destinado a reducir el número de errores quirúrgicos en ese país. El primer alerta había fallado y por eso este segundo alerta fue dirigido al público, a los pacientes, pidiéndoles que exigieran al cirujano que marcara claramente el sitio de la futura intervención quirúrgica, y si este no accedía, entonces que lo marcaran ellos mismos. También les pedía a los pacientes que marcaran el sitio donde no debían intervenir. Desde 1966, al menos 150 veces habían sido efectuadas intervenciones quirúrgicas en partes del cuerpo no afectadas, e incluso en el paciente que no era. Según un representante de la American Academy of Orthopaedic Súrgeons, sus miembros, en 25 años de práctica quirúrgica tienen 25% de probabilidad de operar en el sitio incorrecto por lo menos una vez.

También es frecuente el error diagnóstico en la epilepsia. Recientemente se determinó, que un porcentaje muy alto de niños y adolescentes eran diagnosticado como epilépticos, basados en el criterio de la pérdida de conciencia y la presencia de anormalidades electroencefalográficas, que están presentes y sin explicación en el 20% de los humanos.

Pero la apreciación estadística de estos errores, ¿los hace más o menos errores, son más o menos susceptibles de olvido, disimulo, ocultamiento, penalización legal y deontológico? Desde el punto de vista legal, ni una vez es aceptable. Aunque los errores nunca desaparecerán de la práctica clínica ni de cualquier otro quehacer humano, los errores, simplemente, no son aceptables. No puede haber tolerancia con el error. Existen, deben ser estudiados y analizados en profundidad, y la meta no puede ser otra que su desaparición. No puede aceptarse una estadística de errores aceptables. El hecho de que sucedan no quiere decir que se acepte su recurrencia. Aceptar tal cosa es negligencia.

Todo error médico deberá ser seguido de una respuesta que introduzca un factor de corrección y prevención en la práctica médica. Los instrumentos con que contamos para tomar esas acciones son las auditorias médicas y las reuniones para el estudio de la morbilidad y la mortalidad.

La evolución y desarrollo de la medicina la ha llevado a ser el resultado de una labor conjunta organizada en forma de equipos, organizaciones y de sistemas de atención médica. Aunque todavía permanece el criterio de la responsabilidad individual del médico como valore ético, ésta responsabilidad individual que estimula la práctica en solitario, sin embargo, está pasando a ser moralmente inadecuada respecto de la práctica profesional médica, ya que aísla al médico del equipo, de la organización y finalmente del sistema. En este sentido, ya se han dado algunos pasos importantes, como los correspondientes al Grupo Tavistock, quienes en 1999 emitieron un conjunto de principios y normas éticas aplicables a la persona referido al asistencial, al médico, al equipo de salud, a las organizaciones y a los sistemas de salud; bajo la premisa global de que todos los actores del servicio prestador de salud, tienen la responsabilidad de ayudar a mejorar la calidad del servicio que prestan.

Este principio ético plantea la evolución e la ética de la responsabilidad individual a una ética que, además, valore la seguridad del paciente y las mejoras en la calidad de la prestación del servicio, y por ende a una responsabilidad, también, en esencia, compartida. Tal situación obliga pues al médico y a todos los estratos de prestación de servicio en que actúa, a adoptar una actitud inquisitiva, de vigilancia constante y de firmeza en las reglas y normas de la prestación de servicio, así como de continua mejora del conocimiento y de la experticia profesional necesaria.

La minimización de la posibilidad de error en cualquiera de las áreas del quehacer médico-quirúrgico, es la meta, la expectativa. La exigencia puntual, es la divulgación inmediata del error cometido a fin de establecer a la brevedad y con la debida claridad las causas, motivaciones o cadena de eventos que lo condicionaron y reglamentar o disponer y ordenar las secuencias de actos médicos, de tal manera que tal error no vuelva a ocurrir.

La no divulgación del error cometido es en sí una falta grave de respeto a los derechos y deberes para con los enfermos y para con la ciudadanía en general, y, ahora lo sabemos, también para con la Medicina en sí misma y para quienes la practican. El ocultamiento y el disimulo fue, históricamente, acostumbrado por los médicos, que de esa manera, por siglos, combatieron la vergüenza individual o colectiva y las penas, que basadas en la ley del Talión y otras iguales o peores, les hacían responsables de las consecuencias de sus actos profesionales cuando los resultados no eran los esperados.

Los avances actuales de la medicina y los códigos de derechos humanos vigentes, han traído como consecuencia una más adecuada defensa de los derechos de cada quién y por tanto una apreciación más general y hasta colectiva, del ejercicio médico-quirúrgico que, lógicamente, se vería muy empañada si fuese del conocimiento público que la fraternidad médica más que ser una comunidad de desinteresados y altruistas servidores de los seres humanos en situación de compromiso de su salud, es una sociedad de cómplices que se protegen y encubren en sus errores, en lugar de aprender individual y colectivamente de ellos.

La penalización del error a través de hacer sentir vergüenza, rechazo, exageración de la culpa, sanciones extraordinarias y desproporcionadas, trae como consecuencia, justamente lo que queremos evitar: ocultamiento, disimulo, fingimiento, etc. Que fue, exactamente como vivimos antes, cuando el miedo a la sanción legal impedía el estudio de los porques y la consecuente corrección, y generaba él circulo inacabable e irrompible que acabamos de describir.

Estamos ante una nueva situación, Nos toca ahora actuar a favor de la mejor y más capaz atención médico-quirúrgica y de la mayor y más contundente satisfacción del paciente. Pero este tendrá que saber, como de hecho sabe, que somos humanos y que de humanos es errar, pero que también somos médicos y de médicos es y será siempre, procurar no errar en sus actos profesionales y si tal cosa sucediese, de ese error saldrá la mejor ayuda a otros, pues entre todos, colectivamente, asumiremos el deber de estudiar lo que sucedió y como evitarlo en el futuro.

Noticias y Actividades del Capítulo

1. Debido a las situaciones políticas existente en el país, hubo necesidad de suspender la Reunión Anual que debía realizarse entre el 23 al 25 de Mayo. El Consejo Consultivo de Capítulo decidió posponer su realización para el 5 al 7 de Septiembre en el mismo sitio y programa, publicado en el Boletín. Nº 3.

2. El sub.-Comité de Capítulos del ACP-ASIM coordinado por el Dr. William E Dismukes, nos envió comunicaciones donde nos observa que la nominación del Premio Evergreen, por el Trabajo del Capítulo sobre Reuniones Científicas con los Asociados (Residentes) debe ser considerado para el próximo año, después que se demuestre que este programa ha sido mantenido y a la vez que se demuestre un incremento de Membresía de los Asociados.

3. En relación a lo anterior, el Capítulo ha continuado con este programa rotativo en los hospitales, donde funcionan Postgrados hasta el momento se han realizado 3 reuniones que han constituido un éxito. La última (26-4-2002) en el Hospital Militar "Carlos Arvelo", donde se desarrolló el Tema de "Reemplazo de Terapia Hormonal", en forma de controversia, coordinado por la Dra. María Cristina Blanco y donde los Residentes demostraron una preparación excelente, lo cual aseguró el éxito de la Reunión. En la misma el Doctor Arístides Ávila, Director Postgrado del Hospital Pérez Carreño dictó una estupenda Conferencia titulada "Actitud del Médico ante el paciente terminal". Felicitaciones a todos. La próxima Reunión se efectuará el 28 de Junio de 2002 en el Hospital Vargas y será coordinada por el Dr. Hernán Wuani Miembro ACP-ASIM y el Dr. Dimas Hernández.

4. Después de la Asamblea convocada para el análisis de las ofertas de Compañías de Seguros para contratar un Seguro Colectivo, se decidió por unanimidad autorizar a la Compañía BMI entrevistar a los Miembros del Capítulo en forma individual y poder en esa forma lograr el número necesario para ponerlo en práctica.

5. Se han realizado Reuniones con los Coordinadores de algunos Comités del Capítulo (Actividades Científicas, Ética, Investigación, Informática, Voluntariado) para estudiar en profundidad el Proyecto que tiene el Capítulo sobre Voluntariado y Servicio a la Comunidad, que consiste en prestar Cuidados Primarios de Salud en forma gratuita en algunas Instituciones a ser estudiada y dependiente directamente del Capítulo Venezolano. Se informará sobre los resultados de estas Reuniones y el inicio de la actividad.

6. El Capítulo Venezolano del ACP-ASIM, en su interés de proyectar sus actividades al Interior del país, como lo ha realizado en otras oportunidades, tiene contacto actualmente, con el Capítulo Tachirense de la SVMI, para realizar un Evento Científico conjuntamente, que se programará y se anunciará en nuestro próximo Boletín.

7. Estimulamos a todos los Miembros del Capítulo a conectarse con nuestra página Web. (Capítulo Venezuela) a través de acponline del Colegio y enterarse así de muchas de nuestras actividades, no obstante estamos en diligencias de que sea aprobada una página Web domestica, propia de nuestro Capítulo, que pueda ser punto de informática más directa para los Miembros del Capítulo.

8. Deseamos expresar nuestro agradecimiento a la Fundación del ACP-ASIM, a través de su directiva y de la Sra. Allice Coyle por su diligencia y aportarnos una ayuda de $ 2.500 para los costos del evento de la Reunión Anual del Capítulo a efectuarse en esta oportunidad entre el 5 al 7 de Septiembre.

9. La reiniciación del Programa Minifellowship en el Capítulo Venezolano, parece ser una realidad. Se concretó la concesión esta vez al Dr. Antonio Delgado, Miembro del ACP-ASIM, para realizar su pasantía de 2 á 3 meses en Annabor (Michigan) para profundizar sus estudios de Hipertensión Arterial. Gracias al soporte del laboratorio Merck-Sharp & Dhome este programa se hace posible. Agradecemos sinceramente este apoyo.

El Médico y el paciente: Metamorfosis de una relación

Dr. Rafael Muci Mendoza, FACP-ASIM

"El médico rara vez cura, alivia en ocasiones, pero consuela siempre." - Este epitafio de 14 siglos de antigüedad inscrito en la tumba de Trudeau en Saranac, plasma la importancia del trato humanitario en medicina; veremos como perjuicios científicos posteriores ha restado valor humano a la interacción de un médico con su paciente y por ende, a la razón de ser médico.

Apolo fue considerado el Dios de las Plagas y de las Enfermedades en sus diferentes formas. Inventó la Medicina y la transmitió a su hijo Esculapio (Asclepios). Fue defensor de la moderación en todas las cosas ("nada en exceso") y aconsejo la comprensión de la propia persona ("conócete a ti mismo"). Fue además Dios de la Música y la Poesía, perfeccionando la lira inventada por Mercurio, así que por su intermedio, tranquilizaba el alma, movía las piedras y amansaba las fieras. Con Hipócrates de Cos nació la medicina científica, la más humana de las actividades del hombre y se aceptó que la nuestra ocupación, era ciencia con un enorme componente de arte. El empleo de la palabra, del diálogo con propósitos curativos, desempeñó en la medicina griega una función esencial. Aceptemos pues, que desde sus orígenes nuestra profesión has sido, por su quehacer clásico y por tradición, una ocupación liberal y humanitaria, así que a los médicos se nos ha tenido como individuos superiores entregados íntegramente al servicio de la humanidad desvalida, desvinculados totalmente del comercio y llegado el momento, proclives a los más sublimes sacrificios.

Tal vez a partir de la revolución industrial, el tecnicismo penetra todas las áreas de la vida humana y de manera formidable, en la medicina, ofreciendo una mejora calidad de vida y permitiendo el sondaje de los más recónditos vericuetos del cuerpo humano y la comprensión fisiológica de su funcionamiento en condiciones de salud y enfermedad. Sin embargo, a su través se ha logrado atomizar en islas inconexas, el ser total e divisible del humano enfermo surgiendo así el especialista, un técnico deshumanizado que menosprecia el arte, "cosifica" al enfermo y busca obtener de su profesión la ganancia pecuniaria necesaria para su supervivencia y la de su familia.

Esta, en nada condenable, es con acentuad frecuencia desmedida, perdiéndose así un necesario punto de equilibrio. Cuán chocante puede parecer esta breve introducción a los médicos de hoy, cuando veinticinco siglos de historia han terminado casi por completo con los superiores atributos de entrega y altruismo y con cualquier intento de emplear la palabra con fines curativos, tan acostumbrados como estamos a contemplar la medicina como ciencia altamente tecnificada y despersonalizada, y cuando la salud es objeto de venta y la enfermedad sujeto de especulación.

Lentamente el médico, como ente perteneciente a la sociedad materializada ha ido perdiendo su identidad, ahora regida al antojo de la industria hospitalaria pública o privada, de la mercadotecnia de la multinacionales farmacéuticas o de las hacedoras de equipos de laboratorio automatizado o maquinas de diagnóstico de la mas compleja ralea, en desventajoso pugilato con la sabia moderación que llama al diagnóstico por medios seguros, mas simples, menos oneroso o lastimantes. En muchos países latinoamericanos se producen médicos en cantidades crecientes sin verdadera relación con las necesidades del país, bajo caprichosos planes de estudio, dónde no raramente reinan ideologías extrañas a la función del médico, resultando humanitaria. Y es que la medicina nadie la enseña, sólo se adquiere mediante un serio aprendizaje y es una tarea inacabable de carácter eminentemente personal. Eso es lo que debemos enseñar a nuestros estudiantes. Obnubilado por el avance científico.

Nuevas Direcciones / como Contactarnos:

Gobernador: Dr. Israel Montes de Oca

Dirección:
Habitación
Avenida Las Acacias
Edificio Albarregas 71
La Florida
Caracas, Venezuela

Oficina:
Centro Médico de San Bernardino
Anexo B 2º piso
C. San Bernardino
Caracas, Venezuela

Dirección Postal en Caracas:
Apartado Postal Nº 1126- Caracas 1010ª
Venezuela

En Miami:

1.USPS:
CCS 5253
(P.O. Box. Mail in U.S.A.) P.O. Box 025323
Miami, Fl 33102-5323

2.Currier:
CCS 5253
(Physical Address for Package or Bulk.etc. in U.S.A)
73 Avenue
Miami, FL 33166
4440 NW

Teléfonos:
Habitación: 058-212-7812992.
Oficina: 058-212-5515442
Universidad: 058-212-6628202
Celular: 0414-3031005

E-mails: imontes@reacciun.ve

Nota: Las opiniones emitidas en sus artículos por los colaboradores de este número, no son necesariamente las de la Directiva del Capítulo. La versión en Inglés de este Boletín aparecida en el Web-Site del Colegio es cortesía del Laboratorio Merck-Sharp & Dohme.-

Contact Information

Aquiles R. Salas, MD, FACP
Governor, Venezuela Chapter

Susana Teruel
Venezuela Chapter Executive Director
Prolong Calle Sucre
Edif. Rias Bajas, No. 9D
Chacao, Caracas, Venezuela
Phone: (58) 212-261-6076